nada
NEWSLETTER

Todo el rock y el pop español en Europa

Entrevista Sexy Zebras <span>“Antes éramos demasiado guapitos, para el pureteo triste y revenido.“</span>

Entrevista Sexy Zebras “Antes éramos demasiado guapitos, para el pureteo triste y revenido.“

  • 16 de Abril, 2015

Hablan como tocan, en plan bisonte, de frente y sin tapujos. Sexy Zebras acaban de publicar su nuevo disco, un álbum llamado a convertirlos en una de las referencias del rock español más incendiario y salvaje del momento. El título en sí es ya toda una declaración de principios: “Hola, somos los putos Sexy Zebras". Tal cual. Su esperado paso por Londres no es más que otra prueba de que este es el año del trío. El 22 de mayo, The 100 Club va a arder.

Supongo que no somos los únicos que han depositado muchas esperanzas en vuestro nuevo disco… ¿Cómo tenéis el cuerpo ante lo que se os viene encima?

Estamos muy cachondos, y estamos muy orgullosos. Creemos que es un disco cojonudo. Hemos sacado el disco que siempre quisimos sacar: es una foto muy precisa de nuestros directo. Somos sucios, sudamos y transmitimos y creemos que todo esto se refleja en el disco.

Todo apunta a que ha llegado el momento de ese paso adelante, de recoger el fruto de estos años dando el callo. ¿Lo percibís también así desde dentro de la banda?

Absolutamente. Todo está empezando a tener un color muy bonito. Hemos conformado un equipo humano fantástico, tocamos mejor que nunca y tenemos un disco que nos respalda. Estamos ante nuestro punto de inflexión y tenemos que ser valientes para aprovecharlo.

¿Se puede hablar de evolución cuando tienes delante a una banda con unas líneas maestras tan claras y crudas como las vuestras?

Sin duda: hacer las cosas sin libertad, no ser fieles a nosotros mismos, tocar mal… Estos fueron nuestros comienzos. Llegar hasta este punto en el que estamos es el resultado de todas las veces que nos hemos equivocado. Ahora nos sentimos libres y es posible que evolucionemos en otras cosas, pero nos sentimos diferentes a todos, estamos aquí para decir cosas diferentes y para tocar con alma. Odiamos las mentes vacías y llegar a estas certezas nos hace tener más peso.

Lo que queda claro desde el mismo título del disco, es que no os arrugáis… ¿Cuál era la idea que teníais cuando os pusisteis a trabajar en “Hola, somos los putos SexyZebras"?

La verdad es que hemos hecho lo que nos ha salido de la polla. Necesitábamos un disco “jabalí", como dice nuestro ingeniero, Isaac Rico, lleno de sudor y grasa, algo que fuera real. Por eso hemos tirado de primeras tomas sin trampa ni cartón. Oyes ruidos y pisadas de pedal y nos flipa la verdad que se escucha.

En general, parece que el rock'n'roll y el garaje vuelven a inundar los garitos de Madrid y toda España. ¿Os sentís parte de algo?

La verdad es que sí, pero no nos sentimos parte de ninguna escena. Es posible que eso nos haya afectado para mal, porque vamos muy a nuestra bola. Sí que es cierto que la gente lo estaba echando de menos. Yo creo que la era de música-barata-tala-cerebros se acabó.

Es acojonante pero ahora para la peña tenemos más credibilidad. Antes éramos demasiado guapitos, para el pureteo triste y revenido.
En vuestro caso, el hard rock clásico siempre está allí. ¿Nos quedamos con Gran Funk o los Stooges?

¡Sí! Además cada vez más nos inspira la década de los 70's y la actitud de los 90's también. Nos cambiaríamos de década: no había móviles y la gente se frotaba en los conciertos… Por cierto, cuando vengáis a uno nuestro frotaros.

Así lo haremos. Por cierto, ¿a quién se le ocurrió la locura de raparse hasta las cejas para el vídeo de “La máquina"? ¿Costó convenceros?

Al puto de Samu que está como una maraca: queríamos destruir nuestra imagen. Es acojonante pero ahora para la peña tenemos más credibilidad. Antes éramos demasiado guapitos, para el pureteo triste y revenido. A nosotros nos flipó la idea.

Más allá de la anécdota, es un ejemplo de la intensidad con la que parece que os lo tomáis todo, también en directo. ¿Hay que entrenar mucho para ofrecer directos como los vuestros?

Mira, lo hacemos porque nos sale así. En el local sudamos como pollos y estamos solitos. Pero es que, joder, vamos a festivales por fortuna cada vez más y a veces prefieres suicidarte, ¿de verdad la peña está tan triste?

Teniendo en cuenta el desgaste que supone cada directo y que este verano vais a estar bastante ocupados, os imagino entrenando en plan Rocky ahora mismo…

(risas) Confesamos que José es un puto vago pero tiene un genética brutal. Samu y yo corremos como liebres. Estamos enganchados al Nike Running.

De todo lo que tenéis por delante, que es mucho, ¿qué os hace especial ilusión, ahora mismo?

Mucho, todo… Crecer, ver cómo vamos tocando en más y más sitios, debutar en Londres, llenar la Joy Eslava, hacer nuestra gira más ambiciosa en México, seguir amando lo que hacemos, siendo libres y coherentes, y seguir estando orgullosos de nuestra banda.

Sexy Zebras