nada
NEWSLETTER

Todo el rock y el pop español en Europa

ZOO: La rave de la reivindicación

ZOO: La rave de la reivindicación

  • 06 de Noviembre, 2018
  • Por David Gallardo

Más que un grupo de música, ZOO son una "herramienta para hacer del mundo un lugar mejor". Con sus mensajes reivindicativos, sus denuncias de las tropelías a las que nos someten cada día y, en última instancia, su capacidad para montar auténticas raves de celebración de la vida.

Con su ambiciosa fusión de hip hop, ska, rock y música electrónica, la formación valenciana no hace prisioneros y convierte cada una de sus actuaciones en vivo en un akelarre de himnos contestatarios multitudinariamente coreados por los suyos. Justo por esto, efectivamente, contribuyen a un mundo mejor.

Ellos convierten cada una de sus actuaciones en vivo en un akelarre de himnos contestatarios, en una rave de celebración de la vida.

“Quieren metáforas y actos, drama y teatro, quieren marioneta y trinchera, quieren que pases el examen que ellos ponen, quieren ser jueces y autoridad, quieren que des la pasta. Digámoslo claro: quieren mandar", reflexiona la banda en una de sus canciones más populares, Ventiladors, en la que el público grita siempre esta sentencia: "Se han hecho de paz y de guerra todas las contradicciones y las canciones, ventiladores que salpican mierda. ¡Mierda para todos!”

ZOO han conseguido de esta manera que el sentimiento y la identificación estén por encima de la barrera lingüística, pues sus cantos en valenciano resuenan en todo el territorio español y sonarán con fuerza el próximo sábado 17 de noviembre en Londres dentro de la extensa gira de presentación de su segundo álbum, Raval (2017), con el que se han convertido en los perfectos maestros de la ceremonia del descontento.

"Y que brote la rabia de un grito ancestral, y que hagamos del miedo una danza tribal, y que pierdan y paguen con sangre esta hambruna. Que no todo en la vida es faena, que morir es no vivir luchando. Quiero dejar de enajenarme con la mierda, quiero llenarme de rabia y deseo. Quiero sentirme de donde soy... de una tierra, que me importa bastante más que un país. Quiero ganarles ya, ahora y para siempre... y que mama no llora, no se lo merece. El concepto es muy fácil: si tiene que llorar alguien, ¡que lloren ellos!", claman en otra de sus canciones más populares, Vull, que sí, que también acaba con otro grito de guerra.

En esta línea, en El cap per avall dibujan un cuadro de su tierra bien diferente al de la prosperidad a toda costa del discurso imperante: "El santo a pasear, un beso y una flor. Nos vamos a forrar, un finde en Benidorm (...) Vengo de las playas horteras sostenidas con deudas brutales, de microclima y macroestafa, triste y real (...) Tenemos una cueva de ladrones en cada ciudad, mucho aprovechado por metro cuadrado. Una costa traicionada, un deseo de huida y un tren al norte que no llega... Campos abandonados, ¿quién quiere labrar pudiendo ser rico?".

ZOO señala a quienes no quieren ser señalados y reconforta a las almas que se niegan a caer en la inopia.

Y no puede faltar Estiu, la canción que abrió el camino de ZOO y que contiene declaraciones de intenciones tan claras como "quieren que venda el discurso que vende, que no cuestione, quieren que calle y que suba al tren". "Que no será por las ganas de poner bombas, que será por el miedo a perder lo que tenemos, quien no censura el fondo, critica por las formas, y unos pasan del tema, y unos rizan el rizo", plantean en otro de los versos de este tema que empieza tal que así: "Cae el calor en la Safor, bombea el ritmo. No estamos haciendo mierda facilona, aquí hacemos himnos".

Cumplen sus intenciones ZOO, por tanto, dejando la mierda facilona para otros con menos palabras ardiendo en su interior. El grupo valenciano comandado por Panxo no tiene tiempo que perder y por eso canta a su forma de ver el mundo. Por eso señala a quienes no quieren ser señalados y reconforta a las almas que se niegan a caer en la inopia.

Londres Nambucca Reivindicativo Rock Rock Sin Subtítulos Zoo