nada
NEWSLETTER

Todo el rock y el pop español en Europa

Lori Meyers: 20 años en busca del estribillo perfecto

Lori Meyers: 20 años en busca del estribillo perfecto

  • 08 de Febrero, 2018
  • Por David Gallardo

En un abrir y cerrar de ojos, con la rapidez con la que pasan los conciertos que nos dejan huella en el tuétano, resulta que Lori Meyers cumplen veinte años ya convertidos en clásicos indiscutibles del pop rock español. Y por eso van a pasar todo este 2018 celebrándolo, recibiendo homenajes como el del Contempopránea y, en definitiva, haciendo lo que saben hacer: tocando sus canciones de irresistibles estribillos.

Herederos del pop de los sesenta del siglo pasado, los granadinos han sabido colarse en el imaginario colectivo gracias a su frescura, a sus melodías pegadizas y a su capacidad para montar karaokes comunales de esos que unen a las almas. En tiempos de individualismo extremo, sus conciertos son ceremonias gremiales con un único requisito para entrar: tener ganas de cantar con los demás.

Herederos del pop de los sesenta del siglo pasado, los granadinos han sabido colarse en el imaginario colectivo gracias a su frescura, a sus melodías pegadizas.

Ahora están en las posiciones de cabeza, pero desde su fundación en Loja en 1998 hasta que consiguieron editar su primer disco pasaron seis largos años de maquetas, conciertos y búsqueda del público. Fue en 2004 cuando lanzaron su primer álbum, Viaje de estudios, y comenzaron a hacerse con una buena base de fans cantando eso de "si te quieres venir ahora ya no hay vuelta atrás" en Tokio ya no nos quiere.

Tras el impacto del primer disco, regresaron un año después con Hostal Pimodán para dar otro pasito en su popularidad concierto a concierto, canción a canción, kilómetro a kilómetro. Y en 2008 lanzaron Cronolánea, ese tercer álbum que es definitivo en la carrera de una banda, pues o es el de la confirmación o el de la devacle. Composiciones ya históricas como Alta fidelidad o Luces de neón, momentos esenciales en sus jaraneros directos. Estribillos incontestables de pegajosa perdurabilidad.

Tocados por la varita mágica del pop, regresaron en 2010 con Cuando el destino nos alcance, cuarto disco en seis años de frenesí constante y movimiento siempre hacia delante. Su álbum más celebrado hasta la fecha, del que solo hace falta recordar temas como Mi realidad o ¿A-ha han vuelto?, ejemplo perfecto del crecimiento constante de un grupo que supo perfeccionar su fórmula a base de dar el callo hasta las últimas consecuencias.

Lori Meyers supieron mantenerse en una escena indie cada vez con más nombres rutilantes y con mayor calidad competitiva.

Encabezando multitud de festivales, reventando salas, Lori Meyers no se durmieron nunca en los laureles y supieron mantenerse en una escena indie cada vez con más nombres rutilantes y con mayor calidad competitiva. Impronta fue en 2013 su quinta entrega en larga duración con composiciones como Planilandia o Emborracharme, convertidas ipso-facto en preferidas de su legión de seguidores, que nunca se agotaron de apoyarles a pesar de su omnipresencia en el circuito del directo patrio.

Así nos plantamos en 2017, con el grupo regresando tras un merecido tiempo de descanso dando una vuelta de tuerca a su sonido, optando por vías más experimentales y profundizando en su faceta psicodélica. Pero pop guitarrero, en definitiva, sin desvirtuar su esencia, aunque también huyendo del aburrimiento y el encasillamiento. Con delicadas baladas como Todo lo que dicen de ti, guitarrazos dislocados en Pierdo el control y, de nuevo, karaokes colectivos como Siempre brilla el sol.

Porque pueden pasar los años, pero Lori Meyers no pierden un ápice su capacidad para engendrar estribillos estupendos. Más bien al contrario, diríase que están cada vez más cerca de la canción verdaderamente perfecta. Solo han tardado veinte años en aproximarse a semejante grado de excelencia... Que puede parecer mucho, pero eso en la vida del músico-trovador no es lo mismo que para el resto de los mortales. Expectantes quedamos para comprobar de cerca si ya tienen arrugas el 26 de mayo en su concierto en Londres con Rock Sin Subtítulos.

20 años Concierto Londres Lori Meyers Rock Sin Subtítulos