nada
NEWSLETTER

Todo el rock y el pop español en Europa

Loquillo en concierto: una clase de historia de rock español

Loquillo en concierto: una clase de historia de rock español

  • 27 de Noviembre, 2017
  • Por David Gallardo

Loquillo no ha parado de girar por España en toda la última década, viviendo un momento especialmente fértil en lo creativo desde que abriera una nueva etapa de madurez con la publicación (ya para siempre sin Los Trogloditas) del aclamado álbum 'Balmoral' en 2008.

Desde entonces no ha parado de crear, de dar conciertos y de renovar su público, consiguiendo así de nuevo los niveles de popularidad vividos en la primera época con Los Trogloditas, cuando nacieron muchos de los himnos que aún siguen siendo pasajes clave de sus recitales.

Loquillo ha conseguido renovar su público y mantenerse en los niveles de popularidad de su primera época donde se fraguaron himnos de nuestra historia musical.

Así las cosas, tras llenar la Plaza de Toros de Las Ventas en septiembre de 2016, aún tiene que cerrar este 2017 con otra gran cita capitalina el 15 de diciembre en el WiZink Center (antiguo Palacio de los Deportes) de Madrid.

Loquillo

Y lo llenará, pues tal es su tirón tras casi cuarenta años de andadura musical. Pero antes, Loquillo y sus secuaces volarán con Rock Sin Subtítulos para dos actuaciones especiales en Dublín (2 de diciembre, entradas ya agotadas en The Button Factory) y Londres (3 de diciembre en The Grand, también a punto de agotarse).

¿Por qué Loquillo llena salas allá por donde pasa? Porque asistir a uno de sus conciertos es presenciar una clase magistral de historia del rock español.

¿Y por qué sigue llenando Loquillo allí por donde pasa sin despeinar su tupé? Pues porque asistir a uno de sus conciertos es presenciar una clase magistral de historia del rock español. ¿Por qué? Por al menos estos cinco motivos.

REPERTORIO

Casi cuatro décadas completas dan para muchas canciones. ¿Unas cuantas marcadas a fuego en varias generaciones? 'Carne para Linda', 'La mataré', 'El ritmo del garaje', 'Rock n roll star', 'Quiero un camión', 'Esto no es Hawai', 'Feo fuerte y formal', 'Memoria de jóvenes airados', 'Cuando fuimos los mejores', 'El rompeolas', 'Cadillac solitario'...

Los conciertos de Loquillo son emocionantes karaokes en los que los asistentes ven sus vidas pasar ante sus ojos mientras cantan un buen puñado de canciones clave del rock español

EXPERIENCIA COLECTIVA

Si algo tiene la música en directo, es esa capacidad para crear memorables experiencias colectivas. Porque escuchar un disco en casa o con auriculares por la calle no es lo mismo. Eso lo sabe bien Loquillo, pues sus conciertos son emocionantes karaokes en los que los asistentes ven sus vidas pasar ante sus ojos mientras cantan un buen puñado de canciones clave del rock español. Y la catarsis se completa al verse reflejados en los ojos de los desconocidos con los que comparten emociones.

Loquillo

ACTITUD

Hemos hablado de composiciones clásicas y conocidas por todos que propician la experiencia compartida. Pero el rock significa no rendirse, significa disfrutar el presente mientras se mira al futuro con fiereza para pegarle una buena dentellada. Eso es lo que mantiene intacta la ambición de Loquillo. Esa es la necesaria 'rock n roll actitud' que él encarna como nadie y que le mantiene en insaciable en lo creativo y le convierte en inigualable sobre las tablas.

El rock significa no rendirse, significa disfrutar el presente mientras se mira al futuro con fiereza para pegarle una buena dentellada. Eso es lo que mantiene intacta la ambición de Loquillo.

ICONO

Porque la presencia escénica de Loquillo (por cierto, nacido José María Sanz Beltrán en Barcelona el 21 de diciembre de 1960) es tan poderosa que ciertamente resulta inimitable. Su corpulencia pareciera multiplicarse cuando se apagan las luces y se encienden los focos. Su firmeza y aplomo ante el micrófono le convierte en un ser mitológico, que llega a la condición de icono gracias a ese sempiterno tupé que, aún peinando ya inevitables canas, se mantiene invariablemente egregio.

ATEMPORALIDAD

El rock también tiene un componente mágico que de alguna manera consigue detener el tiempo. Y en el caso de las grandes estrellas, como si de un truco de fino trilero se tratara, llega incluso a provocar la sensación de que no hay edad, ni para los músicos ni para el público. Se crea un trance de atemporalidad en el que ni Loquillo tiene 56 años ni tú llevas toda vida escuchando sus canciones. Es la magia del rock, en este caso español.

Conciertos Icono Londres Loquillo Rock español Rock Sin Subtítulos