nada
NEWSLETTER

Todo el rock y el pop español en Europa

Entrevista La M.O.D.A. <span>“Nos parece muy interesante la contraposición entre instrumentación “alegre” y letras un punto más oscuras“.</span>

Entrevista La M.O.D.A. “Nos parece muy interesante la contraposición entre instrumentación “alegre” y letras un punto más oscuras“.

  • 20 de Noviembre, 2015
Teniendo en cuenta lo que supone Irlanda para vuestra biografía y también que supone su música como influencia, supongo que será algo especial volver allí a tocar, ¿no?

Claro, es como volver donde todo empezó. Además, es la primera vez que tocamos allí como grupo y tenemos unas ganas locas.

¿Sois más de The Dubliners o de The Pogues?

Si hay que elegir, The Pogues sin dudarlo.

De hecho, igual por el nombre, siempre he tenido la sensación de que vuestra música tiene algo de taberna, de canciones para escuchar en hermandad y jarra en alto.

El nombre del grupo hace referencia exactamente a esa comunión entre música, alcohol y amistad que se respiraba cuando empezábamos a juntarnos y que luego se convirtió en lo que somos. Y sí, seguro que algo de ese espíritu redentor de taberna se cuela en nuestros temas.

Quizás esto último sea menos obvio en vuestro último disco, que tiene un carácter algo diferente a todo lo que habíais hecho antes. ¿En qué habéis cambiado?

Hemos cambiado como personas, igual que cualquiera cambia con el paso del tiempo. También ha cambiado que ahora tocamos mucho, pero seguimos ensayando igual, seguimos siendo los mismos componentes y nuestra forma de entender la música sigue intacta.

“La primavera del invierno” tiene un punto melancólico. ¿De dónde surge ese tono?

Eso está también en nuestro primer LP, ¿Quién nos va a salvar? y también en los dos ep’s que grabamos en inglés. Es un componente de lo que hacemos, nos sale así y nos parece muy interesante la contraposición entre instrumentación “alegre” o de sonidos amables y letras un punto más oscuras…

El disco también supone un importante paso para el grupo, a mi entender, que sin perder ninguno de sus rasgos ha sumado elementos nuevos que le permiten aspirar a más…

Siempre lo hemos dicho. Aspiramos a escribir mejores canciones y dar mejores conciertos. Ni más ni menos. Y eso ha sido así desde el primer ensayo.

Sigue habiendo un punto de reivindicación del folk en vuestra música, de buscar en las raíces propias y ajenas.

Lo de las etiquetas no nos quita el sueño. Nos inspira el folk, pero también el blues, el country, el punk… Lo que reivindicamos es la libertad de poder escuchar y hacer la música que nos dé la gana, sin ataduras, sin prejuicios y sin pararte a pensar en lo que la gente espera de ti.

¿Todavía mantenéis ese espíritu de pandilla de amigotes haciendo música o estas cosas se van perdiendo a medida que pasan los años?

Somos un grupo de chavales que tocan juntos, nos conocemos desde antes de tener el grupo y si después de 5 años viéndonos cada día aún nos llevamos bien, no creo que nunca pase. El desgaste es normal y mentiríamos si dijésemos que no hay momentos duros o más complicados, pero hemos demostrado que estamos juntos en las buenas y en las malas, hemos dado un montón de conciertos y hecho muchos kilómetros juntos. Además, empezamos el grupo solos, sin ayuda de nadie, y el haber ido paso a paso consiguiendo muchas cosas une un montón.

Con la indumentaria y ese espíritu, casi parecéis unos pandilleros recién salidos de la mina a lo Dexys. ¿Os inspirasteis en ellos?

No. No conocíamos al grupo, lo hemos hecho a raíz de alguna entrevista en la que nos han comparado con ellos. Nos inspiramos más en Mike Ness y Social Distortion, y sobretodo en que Jorge (bajista) llegó así vestido al primer ensayo (risas).

¿También reivindicáis el orgullo de clase obrera como ellos?

No conocemos suficiente a la banda como para saber lo que reivindican o no. En cualquier caso, no pensamos en ninguna “clase” o estrato social cuando componemos. Hacemos música con la intención de que lo que cantamos signifique algo para la persona que lo escucha.

¿Cómo veis ahora vuestros inicios como grupo? Vuestra progresión desde el debut ha sido espectacular, echando la vista hacia atrás.

Intentamos no perder mucho tiempo mirando atrás. Además, el ritmo que llevamos no nos lo permite… Estamos orgullosos de todo lo que hemos ido consiguiendo a base de nuestro sudor. En estos cinco años hemos girado un montón, hemos editado dos discos, hemos tocado en sitios que nunca pensamos...y aun así queremos seguir, queremos mejorar como músicos, seguir viajando, escribiendo, disfrutando...

¿Y hacia dónde va el grupo? ¿Qué os gustaría hacer en el futuro?

De momento tenemos por delante esta mini gira y el año que viene seguiremos tocando, tanto en territorio nacional como por Europa. Y nos gustaría también poder ir a Latinoamérica. Ya ves que pedimos poco (risas).

La Moda